CDMX: piedra del sol azteca. El sol suave de febrero que toca la piel. Pirámides sobresalientes de civilizaciones espectaculares, más réplicas en miniatura. Un imperio azteca de canales que se asoma desde debajo del zócalo de la ciudad. Cocina patrimonio de la humanidad. Rascacielos y edificios de colores brillantes: amarillo girasol, rosa delicada, verde limón. Una famosa casa azul. Partes de la ciudad frondosas y de ambiente multicultural. Iniciativa ciclista modelando lo que las ciudades mexicanas y americanas podrían hacer respeto a tanto tráfico. Un vistazo del llamado irresistible de la Ciudad de México. Votado por New York Times el destino número uno a visitar en 2016. ¿Y qué son algunos detalles que hacen que valga la pena visitarla pues?

La piedra del sol en el museo de Antropología de la Ciudad de México está entre otras grandes obras de arte e historia. Un Chacmool enigmático, se recuesta, atento a los que lo visitan pero escondiendo secretos delpasado, secretos de las pirámides de Chichen Itzá, Tula y Templo Mayor.

El clima atrae además. Es una ciudad de primavera eternal con una temperatura promedio alrededor de 22 a 28 grados.

Templo Mayor, excavado en la última década está al corazón del zócalo. Increíble pensar que el centro
histórico de la Ciudad de México tiene la singularidad de ser una ciudad construida encima de una ciudad cuando los españoles buscaron imponer su gobierno sobre los aztecas. Mas hay Teotihuacán en las afueras de la ciudad y el traslado de una hora para llegar vale la pena. Toma un camión desde la central de camiones principal o toma un tour con el cual podrías hacer una parada en la Basílica de Guadalupe. En la basílica se siente la admiración que los mexicanos dirigen hacia su Virgen de Guadalupe, muy amada por las personas jóvenes y mayores como protector
del pueblo y receptora de muchas oraciones.

Con el sello de UNESCO de patrimonio intangible de la humanidad otorgado sobre la cocina mexicana y la variedad a través de tantos estados, la Ciudad de México es un lugar que reúne muchos de esos platos, frecuentemente en un entorno precioso, como la gente de México tiene un lado creativo que se presta fácilmente a diseños de interiores acogedores, normalmente coloridos por supuesto. Fue grato descubrir un menú extenso en El Bajío sobre Paseo de la Reforma. El mezcal se vuelve esencial en un menú mexicano en estos días, servido con gajitos de naranja espolvoreados con chile.

Paseo de la Reforma demuestra algunos de los aspectos modernos de la ciudad con sus altos con sus altos edificios de oficinas y hoteles y los ejecutivos ataviados que se apuran en ir de un lugar a otro para que en otros rumbos de la ciudad se encuentran los edificios de colores más vibrantes de estilo mexicano, como hay en los “barrios mágicos” de San Ángel, Coyoacán y Condesa. En Coyoacán visita la “Casa Azul”, colocada en el camino turístico con firmeza y testigo de grandes momentos históricos, artísticos y políticos desde los años 20 hasta los años 50, como los artistas Frida Kahlo y Diego Rivera hospedaron visitas internacionales, incluso León Trotsky en su fuga de Stalin y eran famosos por su arte y relación problemática.

En Coyoacán, o en cualquier de los otros barrios mágicos, disfruta los restaurants y cafés sombreados o las plazas llenas de personas que venden desde globos rosas hasta carteras anaranjadas hechas a mano y palillos de dientes de muchos colores, o para una botanita, ¡saborea chapulines! Hay mercaditos y puestos encantadores en tantas partes de la ciudad y el mercado del sábado en San Ángel es un súper lugar para el arte. Las varias lenguas e idiomas, indígenas y europeas que se hablan revelan una ciudad multicultural: una mezcla rica de culturas indígenas, europeas, americanas y asiáticas, acogen el estilo de vida relajado de los mexicanos.

Aun en una ciudad tan grande de verdad sentí el tiempo, la energía y el trato amable que las personas dedican a su familia y a la gente en su entorno. Respecto a la inseguridad, toma más precauciones que de costumbre con sus pertenencias y evita áreas no iluminados o calles solitarias de noche ¡pero no pierdan la visita por eso!

Las bicis se rentan por doquier por solo 25 USD al ano. Las Eco bicis, como forman parte del plan de medio-ambiente de la ciudad, han mostrado como las iniciativas del medio-ambiente puedan funcionar, sobre todo en el tema de cambiar actitudes y proporcionar alternativas. ¡Súbete en una bici y disfruta CDMX! ¡Es seguro que hay que visitarla!

Ciudad de México: ¡hay que visitarla!

0 thoughts on “Ciudad de México: ¡hay que visitarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *